Formas de consumo alternativo en Tetuán. ¿Y tú, cómo comes?

El barrio alberga varios grupos ecológicos de alimentación


Hablar de consumo es hablar de nuestra forma de vivir. En Tetuán, la vigencia de los supermercados e hipermercados es innegable, nuestro distrito tiene gran variedad y oferta en el área de la distribución alimentaria. Pese a las variaciones, solemos identificar estas grandes superficies, porque tienen pasillos con baldas repletas de productos. Todo es avanzar por las baldosas de gres, al tiempo que rellenas el carro. Invariablemente también hay una serie de zonas de pago cerca de la puerta. No solemos saber el nombre de las personas que nos atienden ni estas pueden recordar nuestra marca de yogur griego favorita. La luz en esos sitios es artificial.

Por otro lado, la vida en la ciudad requiere cierta desconexión de usos más tradicionales: formas de relación laxas y un innegable aumento de la velocidad: estrés, que si no revisamos puede conllevar formas de soledad no deseada graves.

Digamos que en nuestras páginas no es noticia que abra tal o cual supermercado en la calle de San Germán o en Matilde Landa. Más bien al contrario: la noticia es cuando cierra un comercio de toda la vida. En esos instantes, se alcanza a valorar que sí era posible una forma de consumo sin luz artificial, sin suelos de gres, y llamando a la tendera por su nombre.

Pero como decíamos, todo está cambiando, y Tetuán no es una ínsula en el conglomerado de villas de Madrid. Más bien al contrario: desde hace años sentimos cierto orgullo al decir que somos de Tetuán, hasta llevamos camisetas con esa leyenda. Y en el campo del consumo de la alimentación hay una serie de grupos que destacan en nuestros barrios. Hemos salido en su búsqueda para preguntarles cómo consumen y qué comen.

Salud, respeto y dignidad

“De temporada, de cercanía, y sin envoltorios de plástico. Somos un grupo basado en la confianza mutua, y nos gusta poder vincular barrio y consumo. Llevo siete años y estoy tan contenta”.  “Mi consumo es más meditado y menos compulsivo, no estoy tan influida por la oferta del súper y sí más por el ciclo de producción natural”. Son Mónica y Olga, del grupo agroecológico Ecosol, con 20 años en Valdeacederas, en la calle de Salvia.

“Yo, principalmente por salud, lo que como del Bah! me aporta bienestar. Sin transgénicos, sin fertilizantes... Y sobre todo poder ir al huerto: cultivamos en grupo en Perales de Tajuña, eso nos da la oportunidad de aprender sobre la producción de alimentos. En nuestro caso somos una cooperativa agroecológica con dos trabajadoras a jornada completa. Nos rotamos entre los ocho grupos de Madrid para ir los domingos, en Tetuán somos dos, el de Estrecho y Tomatetuán”. Ella es Ana, una socióloga convencida de que esta forma de consumir también alimenta al barrio en un sentido comunitario, porque genera relaciones entre sus habitantes. Su cooperativa tiene nombre pintón: “¡Bajo el asfalto está la huerta!” Toda una declaración de intenciones.

También conversamos con Juliet y Antonio, habituales de “Corazón de melón”, en Bellas Vistas. Este grupo de consumo ecológico realiza las compras de manera comunitaria, con la ventaja de reducir intermediarios, consumir sano y de proximidad. “De esta forma conseguimos una relación más justa con la red de productoras. Pero estoy de acuerdo con Ana, esta es una forma de contribuir a que haya más relaciones en el barrio, al final es tejer redes”, cuenta Juliet.

La Colmena de Tetuán es una red de 26 productores de proximidad que ofrecen un catálogo súper amplio de productos. Frutas, verduras, carne, pan, huevo, pollo, harinas, pasta, café... Charlamos con Paula y Marta, responsables de esta Colmena, una de las decenas que hay en Madrid. “¡La Colmena que dice Sí! es un modelo importado de Francia. Nuestro fin es conectar a nuestros productoras con nuestras consumidoras, apoyarles visibilizando todo el trabajo que hay detrás de sus proyectos, poniendo cara a las personas que los lideran y por último generar una comunidad y un tejido social en el barrio.  Todo esto con el objetivo claro de transformar el sistema de consumo hacia un modelo más justo desde el punto de vista social y medio ambiental”.

Finalmente, Tomás, del supermercado cooperativo La Osa, que abrirá en septiembre en la avenida de Asturias, nos pone al corriente del funcionamiento de este súper: “Somos una cooperativa y contamos con más de 700 personas asociadas. En nuestro caso la implicación de las socias tres horas al mes nos permitirá reducir costes asociados a la propia actividad, sin que eso conlleve disminuir el precio que pagamos en la producción”.

Marianna, del Bah! de Estrecho, comenta que las grandes superficies han querido remedar algunas de las claves que provienen de estas redes alternativas: “Ahora puedes encontrar hasta productos ecológicos, o de kilómetro cero... Lo que no van a hacer, y para nosotras es igual de importante, es cuestionar el modelo de producción. Sin la perspectiva agroecológica se obvia la relación que hay entre el bienestar de nuestros cuerpos, la sostenibilidad del planeta y el trato justo con las personas que se dedican a la tierra. El 20 de marzo en La Enredadera de Tetuán organizamos un evento para juntarnos con personas interesadas en conocer más este tipo de grupos, qué es la agroecología, o cómo consumir de esta forma en Tetuán. Será a partir de las siete de la tarde, y será un buen momento para conocernos".

Hay muchas personas que en Tetuán han elegido consumir de una forma más meditada, a vuela pluma distinguimos tres grandes razones: por salud, por respeto al medio ambiente y por la dignidad de las personas que trabajan en el campo. Sin duda, más razones para estar orgullosas y orgullosos de Tetuán.

Foto: @golor_________photo


  Votar:  
Resultado:0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos
  0 votos

1 comentarios

  1. Agapito | 05/03/2020 21:28h. Avisar al moderador
    El contacto de Ecosol es ecosolmadrid@gmail.com   

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.