El Día del Niño vuelve “a lo grande” este mayo para celebrar su 40 aniversario

Será el próximo domingo 29 de mayo, en Bravo Murillo


La pandemia arrebató la celebración en 2020, y sus rescoldos –y el mal tiempo– obligaron el año pasado a trasladarla al mes de noviembre, pero el domingo 29 de mayo los niños de Tetuán y de todo Madrid podrán al fin resarcirse con la celebración por todo lo alto y sin restricciones del Día del Niño, la fiesta más populosa del distrito, que cumple este año su cuadragésima edición.

Bajo el lema “40 años contigo”, la calle de Bravo Murillo, entre Plaza de Castilla y Cuatro Caminos, volverá a llenarse con la alegría y las risas de los más pequeños, aderezadas por un sinfín de actividades y espectáculos, que se desarrollarán desde las 12 a las 20 horas, a lo largo del eje principal del distrito y en los varios escenarios instalados para tal fin. Este año, además, durante el transcurso de la jornada se entregarán los premios de la I edición del Certamen Escolar Tetu y Tuán, las omnipresentes mascotas del distrito.

La Junta Municipal de Tetuán, organizadora del evento en colaboración con distintas entidades, asociaciones e instituciones, explica que “en esta edición se hará un esfuerzo tanto por el 40 aniversario como por los dos años de pandemia sufridos, en los que no se ha podido celebrar o se ha hecho con restricciones”.

Cuatro décadas de fiesta

El Ayuntamiento estima que unas 200.000 personas participan en cada edición del Día del Niño, una jornada marcada desde hace tiempo en el calendario primaveral de festejos de la capital, ya que tradicionalmente se ha venido celebrando durante los meses de mayo, salvo en las ediciones de 2019 y 2021, debido a la coincidencia con la campaña electoral y por la situación sanitaria, respectivamente.

No obstante, tampoco la primera edición tuvo lugar en primavera, sino en una fecha tan sorprendente como el 25 de enero del año 1981. “La calle de Bravo Murillo se dedicará esta tarde a juegos infantiles”, titulaba El País aquel día, y daba cuenta de una celebración casi calcada a la que perdura cuatro décadas después, salvo por las “charangas instaladas en los dos extremos de la calle [que] servirán de marco de entrada a los festejos”.

En aquel tiempo, el Día del Niño servía de colofón a la llamada Semana de Participación Cultural del distrito, y el primer cartel del festejo reflejaba un optimista sol, calentando a un osezno que sujetaba un globo con una mano y se apoyaba con la otra en el preceptivo madroño del escudo capitalino. Un sol que en demasiadas ocasiones ha escurrido el bulto en la celebración, pero que esperemos que luzca resplandeciente en esta edición del 40 aniversario.


  Votar:  
Resultado:5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos
  1 voto

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.