“Uno de los mayores retos que tiene el profesorado es mantener la motivación del alumnado”

Alejandra Ramos, artista cubana y profesora de música


Las clases particulares de música suelen ser de las más demandadas por la falta de oferta pública. Para conocer cómo se imparten hablamos con Alejandra Ramos, artista cubana y profesora particular de música, que lleva más de cinco años enseñando a tocar diferentes instrumentos y asignaturas teóricas.

¿Cuál es tu formación?

Me gradué a los 18 años en el Conservatorio de Música Amadeo Roldán, en La Habana, Cuba, como instrumentista y profesora en la especialidad de laúd. Durante los nueve años que duraron mis estudios desarrollé, de forma empírica, otros instrumentos: guitarra, tres cubano, piano, contrabajo y el canto popular. En 2020 viajé a Madrid para realizar estudios en Producción Musical.

¿Cuánto tiempo llevas como profesora particular de música?

Llevo casi seis años impartiendo clases de música a personas de diferentes edades. Comencé a los 17 años dando clases particulares en mi casa en La Habana, y ahora lo hago por todo Madrid. 

¿Qué clases impartes y cuáles son tus metodologías?

Actualmente imparto clases de guitarra, piano, canto, bajo, tres cubano y asignaturas teóricas, como armonía, solfeo o historia de la música. No puedo hablar de una metodología en concreto, pues considero que cada estudiante es un mundo. Intento que, en mis clases, sobre todo en las que van enfocadas al aprendizaje de un instrumento, vayan de la mano los elementos técnicos necesarios para la correcta ejecución del instrumento y los gustos musicales y objetivos personales del alumnado. En resumen, lo que hacemos es buscar piezas o canciones que sean conocidas y de su agrado, y que a su vez cumplan con las necesidades técnicas que debemos ir venciendo clase tras clase. Siempre intentando que el momento de la clase sea ameno, divertido y personalizado.

A la hora de dar clases, ¿con qué retos te encuentras?

Creo que uno de los mayores retos que tiene el profesorado es mantener la motivación del alumnado. Nos encontramos a diario con gustos, necesidades y velocidades de aprendizaje diferentes. Mi trabajo es hacer que en las clases se aprenda desde lo más divertido, hasta lo que se pueda tornar más cuesta arriba, sin que se quieran abandonar las clases en el intento.

¿Qué beneficios puede encontrar el alumnado en la música?

Desde mi perspectiva como profesora, he visto como estudiantes de todas las edades han experimentado un desarrollo positivo en diferentes áreas de su vida. Físicamente se pueden trabajar habilidades motoras, de corrección de posturas, de respiración y de coordinación, además de la concentración y la memoria. En edades tempranas se utilizan canciones y juegos simples, como estímulo para la creatividad y la imaginación, mientras que en personas adolescentes y adultas puede significar una vía de escape del estrés del día a día y expresar emociones.

¿La edad importa si se quiere aprender música?

La edad no es un impedimento para aprender música, sólo son indispensables la motivación, la disciplina, la paciencia y la pasión por la música. Mi trabajo entonces es adaptar las clases y el repertorio a las necesidades, objetivos y velocidad de aprendizaje de cada estudiante, de forma individual y personalizada.

¿Cuáles son las diferencias clave al enseñar a niños pequeños en comparación con adultos?

Cuando doy clases a estudiantes de corta edad, me enfoco sobre todo en enseñarles a través de juegos y ejercicios que fomenten la exploración, la diversión y la imaginación. Hay que tener en cuenta que sus periodos de atención son más cortos, por lo que las lecciones son variadas, con una comunicación basada en instrucciones simples, respaldadas con gestos, repetición e imitación. Mientras que para las personas adultas elaboro clases en las que tocamos temas desde la teoría y el análisis musical, hasta ejercicios técnicos y la preparación del repertorio.

¿Por qué animarías a dar clases de música?

Animaría a todo el mundo porque, más allá de adquirir habilidades técnicas y desarrollar la memoria, la concentración y la disciplina, aprender música es una vía única de expresión de las emociones.


  Votar:  
Resultado:3 puntos3 puntos3 puntos3 puntos3 puntos
  7 votos

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.