Marina Campos: “Me encantaría el papel de Wonder woman, tan pequeñita y dando patadas… sería maravilloso”

Marina Campos Albiol es actriz, hexacampeona de España de capoeira y finalista mundial


Su rostro resulta familiar, aunque Marina Campos Albiol se apresura a decir que es poco probable que quienes lo dicen conozcan su trabajo como actriz: “Aún no, pero me veréis”, afirma. Sonriendo, pero con la misma seguridad con que se planta ante sus rivales de capoeira, el arte marcial brasileño con el que ha ganado seis campeonatos de España y llegado a una final mundial: la primera mujer española en conseguirlo. Delante de las cámaras aún no ha golpeado mucho, pero sí fuerte: este año se la podrá ver en la nueva serie de Isabel Coixet para HBO y en ‘Desaparecidos’ (Telecinco). Y mientras surgen nuevas oportunidades, ha escrito, dirigido y protagonizado dos cortos para el Notodofilmfest, y nos hace un hueco justo antes de su última competición para contarnos que lleva 10 años viviendo en Tetuán. Y encantada.

Naciste en Cambrils, pero vives en Tetuán desde hace tiempo. ¿Cómo aterrizaste en el barrio?

Había terminado Comunicación Audiovisual en Barcelona, y en enero de 2010 me salió la oportunidad de trabajar aquí en una productora. Tuve un día para buscar sitio. Necesitaba estar cerca de la Plaza de Castilla porque el autobús al trabajo salía desde allí. Caí en la misma casa donde vivo ahora. No me he movido en 10 años, que es algo raro, pero es que mi casero es maravilloso, el barrio me gusta y estoy fenomenal.

Y aquí descubriste que tu sitio estaba delante de las cámaras…

Había hecho teatro de niña, pero nunca pensé en dedicarme a esto, menos cuando no tienes ningún referente en la familia. Comencé como auxiliar de dirección, pero me acabó gustando más el otro lado, así que cuando acabé con la productora, me quedé en Madrid, estudié Arte Dramático en el Laboratorio de Teatro de William Layton y empecé a hacer algunos papeles.

¿En qué momento se cruza la capoeira en tu vida?

Empezó como una tontería, para no quedarme quieta, porque siempre he hecho deporte. Había sido bailarina muchos años, pero había dejado la danza, y mi hermano me dijo que probara con la capoeira. Así que lo hice, y como no sé dejar nada a medias empecé a competir, una cosa llevó a la otra… y ya llevo 12 años.

Con buen aprovechamiento: has sido varias veces campeona de España y finalista mundial.

He competido en nueve campeonatos de España, de los que gané seis, y en los otros fui segunda [dos veces, la última hace una semana] y tercera. Luego he ido cuatro veces a Brasil, a Río de Janeiro, donde se celebra el mundial, y he quedado tercera. Soy la primera y la única española en llegar a una final. También participo en los campeonatos ibéricos y en el Europeo, pero como este deporte no tiene federación ni hay patrocinadores, tienes que pagártelo todo, y muchas veces no puedes permitirte tantos viajes. Hay que tener en cuenta que casi todos mis rivales se dedican a esto profesionalmente, por eso quizá lo mío tenga más mérito.

¿En qué consiste este arte marcial?

La capoeira nace de los esclavos africanos que llegan a Brasil. Para que los amos no se dieran cuenta de que entrenaban para rebelarse lo disfrazan de música, y aún mucha gente te dice “oye, tú bailas capoeira”, pero nunca ha sido un baile, sino un arte ideado para rebelarse, para la libertad. Por otro lado, el taekwondo o el kárate se basan en el bloqueo, y la capoeira en la esquiva. Es lo primero que te enseñan. Debido a esa plasticidad parece un baile, pero no. De hecho, en una competición en 2012 me dieron una patada en la cabeza y estuve cinco meses de baja con un coagulo, y me he roto la nariz dos veces.

Volviendo a la interpretación, ¿cuándo podremos verte en la pantalla?

Antes de que acabe el año saldré en tres capítulos –a partir del 10º– de la serie ‘Desaparecidos’, en Telecinco; también he grabado para HBO Europa con Isabel Coixet una serie titulada ‘Foodie love’. Trabajar con Isabel es lo más fuerte que he hecho, no me lo creía. Luego también participo en el spin off de ‘Merlí’, que se verá en Movistar+, y participo en el Festival Notodofilmfest con ‘Radiografía’ y ‘Amistad cupcake’, dos cortos que he escrito, producido y protagonizado.

¿Con quién te gustaría trabajar?

Con Pedro Almodóvar, por supuesto, al que amo. Pero también admiro mucho a Mariano Barroso. En realidad, con muchos, aunque nunca he sido fanática de nadie. Con el que me llame.

¿Qué es lo que más te disgusta de la profesión?

Por mi trayectoria en el deporte, estoy acostumbrada a que si entrenas y te sacrificas, obtienes resultados. Más o menos. Esto en la profesión no ocurre. Yo llevo ocho años y la correlación no es igual al esfuerzo. Depende de estar en el sitio adecuado o de la suerte, aunque ésta también hay que buscarla y estar preparada. Hay un punto de desesperación, de no saber cuál es la fórmula. Hay que saber aguantar.

¿Qué crees que puede aportar la capoeira a tu carrera?

En esta profesión tienes que buscar lo que te hace diferente, y creo que puedo aprovecharme de ella para que mi cara sea reconocida. Morenas, de 1,60, somos muchas… pero ninguna es campeona de capoeira. Hace dos años hice pruebas de hasta seis personajes para una película, –‘Bellezonísimo’– y al final el director creó uno pequeño para mí, porque lo de la capoeira le parecía interesante. A mí me encantaría que me dieran un papel como el de ‘Wonder woman’. Yo, tan pequeñita, que me pusieran a dar patadas, sería maravilloso.

Ya eres una tetuanera más. ¿Qué te parece el barrio?

Leo lo que se escribe, y tengo que decir que aquí nunca he pasado miedo, tengo moto, coche, voy andando a cualquier hora del día. Lo que me gusta de Madrid es que no me parece una ciudad, es como muchos pequeños pueblecitos, como este barrio. Además, después de tantos años, tengo mi farmacia donde voy siempre, a los del súper, a mi portero… me conocen todos. Hago vida de barrio total.



  Votar:  
Resultado:5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos
  2 votos

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.