La nueva sede de Metro abrirá en Avenida de Asturias a finales de 2020

Los operarios trabajan desde el pasado abril en la parcela de más de 18.000 metros cuadrados situada en la Avenida de Asturias, junto a la Plaza de Castilla, donde se ubicará la nueva sede de Metro de Madrid. Un Centro Integral de Transportes  que en sucesivas fases albergará también otras dependencias administrativas relacionadas con la movilidad de los madrileños, rematadas con un parque y un museo para el disfrute de la ciudadanía.

La finalización de esta primera fase está prevista para finales de 2020. El objetivo es que los primeros empleados puedan trasladarse en 2021. Hasta ahora se ha realizado el vaciado completo de la parcela –unas antiguas cocheras de la línea 1 de Metro, construidas en 1965 y en desuso desde 2012–, se ha iniciado la cimentación de los muros de hormigón perimetrales y puesto en marcha la ejecución de pozos de geotermia.

Hace unos días visitaba las obras el presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, y la consejera de Transportes en funciones, Rosalía Gonzalo, junto a la concejal-presidenta de Tetuán, Blanca Pinedo.

El proyecto, que cuenta con un presupuesto de 26 millones de euros, pretende dar valor a un solar en desuso que sirva para “coser la ciudad” mediante la creación de un parque central en el espacio interbloques, que otorgará un papel destacado al antiguo depósito de agua como icono del jardín y punto de encuentro para grupos y actividades. Además, se instalará una pasarela para superar el desnivel de hasta 12 metros de la parcela.

Una vez finalizada la sede del suburbano se iniciará una segunda fase en la que se levantarán nuevos edificios e instalaciones que “permitirán reubicar y concentrar en los principales servicios administrativos y de control de Metro”, ha explicado Rollán. El espacio albergará a todo el personal de oficina de la compañía, más de un millar de trabajadores, que en la actualidad se reparten en varios recintos.

Futuro Centro Integral de Transportes

Entre los inmuebles proyectados se encuentra el Centro de Control de Operación de Red (CCOR) que agrupará el actual Puesto de Mando y el Centro de Operaciones de Mantenimiento y Monitorización de Instalaciones y Comunicaciones (COMMIT) y un edificio destinado al Consorcio Regional de Transportes. Además, se habilitará un Museo del Transporte interior y exterior, un aparcamiento de más de 300 plazas, un gran jardín y zonas al aire libre en los espacios centrales y una cubierta vegetal cambiante en las diferentes épocas del año. Por último, el espacio cuenta con una parcela de titularidad municipal cuyo uso está aún por determinar.

Rollán ha subrayado que la nueva sede de Metro será un Edificio de Energía Casi Nula (NZEB) y que incorporará elementos sostenibles como “56 pozos de geotermia o un sistema de recuperación del agua de la lluvia para regar las zonas verdes del complejo”. Además, el proyecto incorpora estrategias de diseño y elección de materiales para reducir el efecto isla de calor -especialmente en las cubiertas mediante elementos de sombra y vegetación-, junto a la disminución de la huella energética y ecológica al bajar la demanda de energía y el consumo de recursos naturales.  

Recuerdo del pasado ferroviario

Para el diseño del proyecto, Metro de Madrid convocó un concurso de arquitectura mediante un convenio firmado entre el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid. Como resultado del mismo resultó ganadora la propuesta redactada por el equipo ‘Jardín 1’, que plantea transformar “un espacio que que había quedado olvidado, para uso y disfrute de los ciudadanos”, que “mantenga el legado” de las antiguas cocheras “y recuerde la cultura ferroviaria metropolitana”. Desde el blog Jardin1metro se pueden conocer los detalles del proyecto y contemplar su evolución semanal gracias a una cámara instalada en la Plaza de Castilla que ofrece imágenes en time-lapse.  

Las obras iniciales en la parcela del antiguo depósito comenzaron a finales de 2016, cuando se desmontaron seis naves, el haz de vías, la catenaria, la rampa de acceso de vehículos, la escalera de acceso peatonal, soleras y saneamiento, además de una plataforma de terreno natural, nivelada a una cota parecida a la original del depósito y los muros de contención de las calles perimetrales, situadas a un nivel superior.

El traslado a este recinto está motivado por la venta de la actual sede social de Metro de Madrid de la calle de Cavanilles. El precio de venta fue de 28,8 millones de euros, de los cuales se estipuló que 8,8 millones de euros se abonarían en metálico, mientras que los 20 millones de euros restantes serían un pago en especie consistente en la construcción por parte del adquirente de la nueva sede.



  Votar:  
Resultado:5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos
  5 votos

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.