Kiti Mánver: “Hacer papeles pequeños que queden en la memoria de la gente es muy hermoso”

Entrevista con la actriz, reciente premio ‘Topete de Oro’ y vecina de Tetuán


Hace un año, Kiti Mánver (Antequera, 1953) acudía al Festival de Cine de Málaga para recoger dos galardones, por su papel en ‘El Inconveniente’ y por sus 50 años de trayectoria. Medio siglo durante el cual ha sido “chica Almodóvar” y trabajado con directores de la talla de José Luis Garci, Icíar Bollaín o Álex de la Iglesia, entre muchos otros. Ha participado en decenas de montajes teatrales y series televisivas, ‘La casa de papel’ o ‘Las chicas del cable’, entre las más recientes. Tampoco necesita más presentación el que es uno de los rostros más conocidos del cine español, vecina además de Tetuán, distrito que hace unos días la distinguía con el Premio ‘Topete de Oro’ en la cuarta edición del Ciclo Tetuán de Cine. Tetuán 30 días habla con ella por teléfono, mientras la actriz cuida de su pequeño huerto urbano. “No te preocupes, ya sabes que las mujeres podemos hacer varias cosas a la vez. Pregunta”.

Últimamente no para de recibir premios. Este último, eso sí, le ha pillado cerca de casa…

Estoy muy orgullosa de este premio, sobre todo por quién está detrás de él. Que sea una asociación de vecinos la que lo entregue, y en un barrio tan multicultural como este, es muy bonito. Nací en Málaga y he vivido en otros sitios, pero he estado muchos años en Tetuán. Ahora vivo en la zona de Francos Rodríguez, pero aquí también pasé mi adolescencia, hasta los 18 años, y luego la vida me ha vuelto a traer hará unos siete. Uno de mis sitios es la Dehesa de la Villa, por el que paseo a diario con mi perro.

El día de la entrega del galardón se proyectó su última película, ‘El inconveniente’, que ha sido todo un éxito. ¿Esperaba esa reacción tan positiva?

Es una película pequeña, sin acción, pero preciosa, que cuenta la posibilidad de una amistad en principio imposible entre dos personajes antagónicos. Al final, se trata de una tragicomedia, mi género favorito, porque es como la vida misma, y el público reconoce esas historias. Sabe que puedes estar triste por cosas durísimas y en un momento troncharte por cualquier situación.

A priori podría parecer que el tema se dirige a gente mayor, pero la gran acogida entre la gente joven nos ha reconfortado. Quizá haya sido porque habla de valores que la pandemia ha puesto aún más de relieve, como la soledad, el mundo que existe de puertas adentro… toca una sensibilidad que ha aflorado estos meses. Es una historia de sororidad muy bonita, una lección de que a veces puedes ayudar al otro simplemente escuchándole.

Ha trabajado en casi 40 películas y en decenas de series, pero sigue teniendo querencia hacia el teatro. ¿Qué sensaciones le aportan las tablas?

Me gusta muchísimo esta profesión, pero soy actriz porque soy actriz de teatro. Cuando estaba con mi primera obra ya hice también mi primera película. Luego también trabajé en esos maravillosos Estudios 1 de Televisión Española, con unos textos increíbles, así que desde el principio me formé para ambas cosas, pero el teatro es mi base. El tipo de sensación que te proporciona no tiene nada que ver. Es un ritual en directo donde sientes con el público, te va guiando.

¿Cómo se consigue ser una de las caras más conocidas del cine español, haciendo mayoritariamente papeles no protagonistas?

He tenido la enorme suerte de hacer cosas pequeñas que han quedado en el recuerdo, y eso es muy hermoso. Siempre me he enfrentado a esos trabajos con mucho respeto, cinco frases son tan importantes en una historia como el resto. Me he divertido mucho, y los astros se han dado para que esos personajes hayan permanecido en la memoria de la gente.

No soy superfamosa, pero llevo tanto tiempo y he hecho tantas cosas que algo queda. Por la calle no me suelen reconocer, que es algo que está bien y es cómodo, pero si entro en una tienda y hablo entonces sí identifican la voz, y es porque te llevan escuchando mucho tiempo.

Fue la gran triunfadora del último Festival de Cine de Málaga, donde recibió las Biznagas de Honor y a la mejor interpretación femenina. ¿Cómo se toma los galardones?

Nunca me había pasado lo de salir a recoger dos premios. La verdad es que estoy fascinada, tengo un porrón de medallas, honores… y a veces pienso si de verdad he hecho tanto o tan bueno. Creo que los premios son necesarios, como se dan en Física, en Literatura o en los deportes. Cuando una actividad se hace con amor y dedicación, es inherente al ser humano distinguirla. Yo los recibo con inmensa alegría, y ayudan a que tu película se vea, pero también te dan una sensación de responsabilidad.

En estos momentos está terminando la gira de ‘Juntos’, que interrumpió la pandemia tras casi dos años, y espera el estreno de la serie ‘Express’, para Starzplay. Tras 50 años de trayectoria, ¿le queda algo que no haya hecho?

Claro que me quedan cosas, pero no hay que ser agonías y pensar que puedo hacer de todo, menos a mi edad. Y no me quejo, claro, soy una privilegiada.

Por último, una curiosidad: cuéntenos eso de que cultiva un huerto en casa…

Tengo una huertica urbana en un trozo de patio, con la que estoy aprendiendo a fuerza de prueba y error. Siempre he tenido mucha parte de campesina, mi relación con la tierra es fuerte. Además, a mí que soy hiperactiva me produce bienestar, me viene bien para trabajar la paciencia, porque no puedes gritarle a una mata de tomates que crezca, pero luego te comes una tortillita de habas que has plantado tú y es una sensación maravillosa.

Foto: Curro Medina.


  Votar:  
Resultado:5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos
  3 votos

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.