Tres conciertos para visibilizar el potencial de la música para cambiar la vida de las personas

La música como elemento de superación personal. Con este objetivo, la Fundación Acción por la Música ha organizado un ciclo de conciertos de final de curso que se desarrollarán los días 24, 25 y 26 de junio. Los dos primeros se celebrarán en el Centro Cultural Eduardo Úrculo (Plaza de Donoso, 5), mientras que el tercero tendrá lugar en el parque Agustín Rodríguez Sahagún (Paseo de la Dirección, 301).

La finalidad de estos recitales es dar a conocer a los vecinos el trabajo de los alumnos a lo largo de estos años y visibilizar la capacidad que tiene la música para cambiar la vida de las personas. Esta organización nació en 2013 y, desde su creación, trabaja con una metodología centrada en transmitir a través de la formación musical una convivencia pacífica y solidaria entre todos sus miembros para encontrar un espacio de integración y pertenencia.

Su propósito social trata de transformar la vida de la infancia y la juventud, mediante el trabajo en equipo y el desarrollo de habilidades cognitivas, sociales y blandas que, más tarde, se reflejan en el currículum escolar de los estudiantes. Y esto no acaba aquí. Su metodología también pretende contribuir al impulso de la superación personal y el empoderamiento individual, con el fin de que cada persona vaya ganando confianza en sí misma, con los beneficios que esto conlleva en todos los ámbitos.

En esta misma línea, durante los momentos más duros de la pandemia, los esfuerzos de la Fundación también se centraron en el acompañamiento y seguimiento psicosocial de las familias, con llamadas telefónicas y derivaciones a otros servicios sociales en función de las necesidades de cada una. Y, asimismo, también crearon un nuevo proyecto que continúa en la actualidad y está dirigido a acabar con la brecha educativa y digital en el distrito, conocido como Tetuán educa. De esta forma, dicha iniciativa va más allá de las propias familias que integran Acción por la Música y ofrece un apoyo a todos los colegios de la zona, gestionando la donación de dispositivos tecnológicos para hacérselos llegar a los colectivos y centros que más los necesitan para continuar la formación educativa de los más pequeños.

Conciertos 24, 25 y 26 de junio

El jueves 24 y el viernes 25 de junio se celebrarán los dos primeros conciertos en el Centro Cultural Eduardo Úrculo, ambos a las 19 horas. Debido a la limitación de aforo, para cualquiera de los dos recitales es imprescindible acudir con una invitación que podrá recogerse de forma presencial en el mismo centro, desde el martes 22 hasta el jueves 24, en horario de 10 a 13:30 horas y de 18 a 20 horas.

El primer día, 24 de junio, tocarán los integrantes de las orquestas Suzuki y Telemann, así como una representación de la Joven Orquesta Turina. La primera de ellas, Suzuki, está formada por niños y niñas de tres a seis años que están comenzando a dar sus primeros pasos en el mundo de la música y, a través de juegos, aprenden las diferentes partes de los instrumentos o cómo deben colocarse dentro de una orquesta. Debido a su corta edad, tocan con utensilios de cartón que ellos mismos fabrican junto a sus familias.

Telemann representa el siguiente escalón y sus integrantes tienen entre seis y doce años. En su caso, ya están comenzando a tocar. Mientras que la Joven Orquesta Turina es la agrupación de nivel avanzado y sus miembros van desde los ocho hasta los 17 años, aproximadamente. Así, un día después, el 25 de junio, tocarán el coro Amar, otra representación de la Joven Orquesta Turina y Ensambles percusión, una pequeña agrupación integrada por niños y adolescentes de entre seis y 18 años.

Por su parte, la última cita, que se desarrollará el sábado 26 a las 20:30 horas, tendrá un toque especial, ya que se trata del primer concierto en el que participarán todas las agrupaciones que forman parte del programa de coros y orquestas de la Fundación desde que comenzó la emergencia sanitaria. Este día la entrada es libre y sumará un total de 143 personas sobre el escenario, entre las que se encontrarán artistas desde los tres hasta los 91 años. Los beneficios que se obtengan con la donación de los asistentes irán destinados a incrementar el número de plazas en los coros y orquestas de Tetuán.


  Votar:  
Resultado:5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos
  2 votos

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.