Aceras, obstáculos y dejadez en Bravo Murillo

Después de que el Ayuntamiento haya peatonalizado parte de la calle de Tenerife, y tras lo que está ocurriendo con la pandemia, a muchos vecinos nos sorprende que no se hayan tomado medidas para evitar las aglomeraciones que todos los días se producen en el tramo comprendido entre Cuatro Caminos y Ávila.

Estas aceras son las mismas desde hace años, pero hoy vivimos en el barrio muchos más. También son muchos más los espacios que están “robando” el uso público de las aceras: paradas de autobuses, puestos de la ONCE,  de castañas, de helados, quioscos de “prensa”  (ahora venden casi de todo y el espacio que ocupan es muy superior), papeleras... más las nuevas que, al parecer, se dice que son “inteligentes”,  mesas y sillas de bares,  motos,  bicicletas, patinetes,  buzones, “puestos especiales” de venta de toda clase de frutas, colonias... y los “anuncios” que últimamente aparecen como setas y que se encadenan a los bolardos (¿son legales?). Y no contamos los andamios ni las obras que suelen hacerse en comercios.

Todo ello nos está quitando el espacio vital que necesitamos para pasear, hacer gestiones, ir a la compra a nuestro Mercado de Maravillas, a los colegios Jaime Vera y San Antonio. Así todos los días laborables... a veces, es una odisea caminar por el tramo citado y es casi imposible poder mantener las distancias que nos aconsejan.

Todo esto se podría arreglar, si desde el Ayuntamiento se tomaran en serio los problemas, haciendo las aceras más amplias. Eliminando un carril en cada sentido se arreglaría la situación y tendríamos el espacio vital del que ahora carecemos.  Eso sería una prueba de que los políticos, y especialmente el Ayuntamiento, se ocupan/preocupan por la salud, la convivencia y el bienestar de este bonito y popular barrio.

Carlos Martín

  Votar:  
Resultado:5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos
  3 votos

1 comentarios

  1. Jesús | 06/04/2021 18:15h. Avisar al moderador
    El peatón necesita espacio vital... pero los vehículos también. Y todos somos a veces peatones y otras veces conductores. Resolver los problemas de unos perjudicando a otros no es la solución.   

Deje un comentario

Para dejar su comentario identifíquese o regístrese.